Impresionante descubrimiento el Parque Natural de Arribes del Duero (Zamora, Valladolid y Portugal)

Nadia González - 26 febrero, 2019

Lastres y Torazo, los pueblos más bonitos de Asturias

Nadia González - 26 febrero, 2019

10 claves para dar el móvil a un adolescente y que la experiencia sea positiva

Nadia González - 26 febrero, 2019

Se acercaba peligrosamente el momento de tener que darle móvil a la mayor de nuestras hijas, acababa ya 6º de primaria, y quedaban pocos amigos en su clase que no tuvieran móvil. Con 12 años recién cumplidos y, a punto de pasar al instituto, nos debatíamos si era el mejor momento o debíamos esperar.

Fuimos a varias charlas de psicólogos especialistas en este tema, incluso a una que promovió la Guardia Civil en el colegio, muy interesante, leímos varios libros y nos documentamos a fondo en el tema.

Llevaba tiempo queriendo escribir este post, pero he esperado a que pasara el tiempo y evaluar la situación con margen de meses. Esto es lo que hemos aprendido y, después de un año de tener el móvil, la conclusión es que ha sido una buenísima idea no esperar más para dárselo, y un proceso positivo y enriquecedor para todos, en el que hemos fortalecido lazos, hemos crecido juntos en el uso de la herramienta y, por ahora, no hay peros en cuanto a horarios ni abuso del móvil.

Aquí van 10 claves para trabajar el tema del móvil, que espero que os sirvan como a nosotras:

  1. El móvil no es el demonio, es el dispositivo actual de comunicación de los adolescentes (y de los adultos) y es como para nosotros fue el teléfono fijo, una forma de conectar con el entorno. Bien controlado, con normas y regulado no tiene por qué ser un infierno.
  2. El no por el no, la cerrazón y el odio a los móviles no ayuda. Hay que caminar con ellos, poner las normas y sacarle lo positivo, teniendo en cuenta que es una responsabilidad y también una buena forma de estar comunicado.
  3. Dicen los expertos que mejor darles el móvil con 12 años, que todavía tenemos acceso a ellos y nos escuchan, que con 16 que ya no nos dejarán guiarles en el aprendizaje de estos dispositivos.
  4. Ellos son nativos digitales, no como nosotros, así que no están tan viciados como los mayores. A nosotros nos dieron el móvil de adultos, y flipamos con todo lo que podíamos hacer, y nos cuesta dejarlo. Los adolescentes nacieron con esta posibilidad, y aunque les gusta y les engancha en algunos aspectos, también les aburre.
  5. Cuidado con los “niños isla”, terminología que utilizaba la Guardia civil para hablar de los niños y niñas que no tienen móvil y no pueden comunicarse con sus amigos y se quedan aislados.
  6. Todos los especialista recomiendan empezar con el uso del móvil teniendo un sistema de control parental (yo uso la aplicación Qustodio, que por cierto me dieron un código para mis seguidores con un 15% descuento: NADIA15%, por si queréis usarlo -yo no me llevo nada, es solo por si os sirve- es para la versión premium) y sin datos al principio, de tal forma que solo pueden usarlo para comunicarse cuando están con wifi y fuera de casa solo llamadas de teléfono.
  7. Con el control parental de Qustodio (hay otras app también) no pueden bajarse aplicaciones y sobre todo, para mi lo más importante, es que pones un corta fuegos a contenido pornografico, violento y de adultos, así que no puede recibir ese tipo de impactos, más que porque lo busque, porque les aparezca de alguna manera relacionado. También te permite poner un control de horas de acceso, notificación de aplicaciones que se pueden descargar e incluso ubicar el móvil (si tiene datos activados). Yo no he usado esas aplicaciones, porque baso mi relación con mi hija en la confianza y ella siempre me ha demostrado que no hace falta que use ningún tipo de control, pero pueden ser útiles, dependiendo del adolescente.
  8. Todos los expertos recomiendan, y nosotras así lo hicimos, que se formalice un contrato con los adolescentes, escrito y firmado, con las normas que tienen para el uso del dispositivo. En nuestro caso ha funcionado muy bien, y se está cumpliendo, después de casi un año de móvil.
  9. El tema de abrir redes sociales es también importante no satanizarlas. Ahora muchos adolescentes tienen Instagram, se comunican por la mensajería privada y suben pocas fotos, son más bien oteadores de la red. En cuanto a redes sociales, desde mi punto de vista, lo mejor es conocer las redes sociales, acompañarles en el camino, abrirnos un perfil nosotros, si no lo tenemos, para poder saber cómo funciona.
    Yo soy digital manager, trabajo en las redes sociales, por lo que las conozco bien y le veo también muchas cosas positivas. Por ahora mi hija no tiene redes como Twitter, Instagram o Facebook, las tendrá cuando ella quiera, pero ahora no le aportan demasiado ya que no lleva el móvil de manera habitual en su vida, no lo saca de casa, ni lo lleva al instituto, porque no les dejan, y como no tiene datos no le sirve para chatear por la calle.
  10. El miedo a perder una hija, a que no te escuche porque está con el móvil, a tener que pelear con ella todo el tiempo para que lo deje, se han disipado completamente con el paso de los meses. Lo utiliza para chatear por wapp con amigos, escuchar música (le hicimos un perfil premium de Spotify), buscar info en internet y poca cosa más. Pero le permite tener el dispositivo para comunicarse, que es para lo que lo quería.

    Aplicación Qustodio para control parental

Aquí os dejo el contrato que firmamos, en el que se han eliminado lógicamente cuestiones personales. Lo realizamos basándonos en varios contratos publicados en internet por la Guardia civil y asociaciones de defensa de menores.

Contrato de teléfono móvil

Este contrato es para ___________________________ y __________________ y _______________________ comienza el _____________. Lo revisaremos cada año para ver cómo va.

□ Estás de acuerdo que tener un teléfono es un privilegio y una responsabilidad, una herramienta de comunicación y relación social. Estás de acuerdo en los puntos siguientes durante la duración de este contrato.

□ El móvil tendrá instalado un programa de control parental para que todas las actualizaciones y aplicaciones se hagan bajo contraseña, que conoceremos sólo los adultos.

Por ahora el móvil no tendrá datos, así que solo lo podrás usar donde te puedas conectar a una WIFI (casa o casa de alguna amiga). Si necesitas algo estando en la calle, llámanos por teléfono.

No puedes instalar juegos en el móvil sin autorización, son una pérdida de tiempo y no aportan nada. Pero sí puedes tener aplicaciones para escuchar música y para chatear con tus amigos y amigas. Sí puedes instalar el correo electrónico. Las nuevas APP y si hay algún juego que quieras tener, se valorarán conjuntamente con nosotras.

La apertura de nuevas redes sociales se hará bajo autorización y supervisión de los adultos, y tenemos que pactar cuándo y cómo entrarás en la red social. En el momento que abres una red social estás creando tu reputación virtual, así que hay que valorar y sopesar todo lo que se sube a redes sociales porque puede afectar a tu futuro.

Horarios: Los horarios se revisarán cada 6 meses. Ahora para empezar, tendrás como máximo 15 minutos para ver el móvil al llegar a casa. Y máximo media hora después de hacer los deberes.

□ Los móviles no podrán usarse durante los desayunos, comidas y cenas y se quedará en la caja de los móviles (donde están todos los móviles de la casa cuando comemos para no mirarlos). Y durante la noche se quedará cargando fuera de tu habitación.

□ Con el móvil no se pueden hacer fotos del cuerpo desnudo o del cuerpo desnudo de otras personas, fotos íntimas o inapropiadas bajo ningún concepto. Ni hacerlas ni enviarlas a nadie. Si te encuentras en una situación de acoso con el móvil nos lo dirás rápidamente.

Cuidar el móvil es tu responsabilidad, es un aparato caro. En caso de pérdida o rotura se planteará que pagues % de la reparación o compra.

La vida real y la vida digital son iguales. Lo que nunca harías en la vida real (hablar con un extraño, subir fotos desnuda, decir tu dirección, acosar a alguien…) no se puede hacer en la vida virtual. Es peligroso y, a veces, es delito. En relación con esto, te comprometes a no utilizar internet o el móvil para acosar, humillar, ofender o molestar a ningún compañero de clase, vecino, conocido o desconocido. Y no serás cómplice de esas acciones de ciberacoso, ni por reenviar ni con tu silencio: pedirás a tus contactos ese mismo respeto para todas las personas.

Te ayudaremos a que seas tú la que domine la tecnología y no al revés. ¡Conectadas a la vida real!

Firmado:

Os sigo contando cómo evoluciona el asunto, si tenéis adolescentes y experiencia en este tema, dejad comentarios abajo y así podemos compartir experiencias. ¡Gracias!