#PequeReceta Alitas de pollo al horno con cerveza

Rakel Muñoz González - 1 mayo, 2015

Preciosa senda a la falla del Morag y cueva dels Arcs (Alicante)

Rakel Muñoz González - 1 mayo, 2015

8 pasos para hacer un semillero con peques y no morir en el intento

Rakel Muñoz González - 1 mayo, 2015
Receta de alitas de pollo al horno con cerveza
Cova dels Arcs en Benitatxell (Alicante)
Echando las semillas en la tierra

¡Hacer un semillero con pekes es chulísimo! Ellas siembran con mucha ilusión y, aunque hay que esperar para ver el resultado, si conseguís que se impliquen con el proceso va a ser genial. Veréis como dan saltos de alegría cuando empiezan a ver los primeros brotes y esperarán con muchas ganas el día en el que se trasplanten en el huerto.

Echando las semillas en la tierra

Echando las semillas en la tierra

Os dejamos algunos consejos ya que hay que tener en cuenta algunas cosas:

1) Elige los vegetales que vas a plantar. No sé como será vuestro huerto pero por ejemplo en el nuestro, 30 m2, nos da para tener mucha producción, sobretodo en verano, pero vamos, que no somos autosuficientes 😉 Por eso es mejor pensar bien cómo vamos a organizar el huerto. Si tenéis macetas en casa y queréis probar a plantar algo elegid pocas cosas pero interesantes, como tomates, pimientos, acelgas o berenjenas, que son fáciles que se puedan dar en macetas grandes en casa.

2) ¡Planifica el momento! Cada semilla necesita un tiempo para crecer y depende del clima de tu zona deberás plantar en un momento o en otro. Por ejemplo, aquí en Becerril, no plantamos nada hasta el puente de mayo, pero en mi tierra, en Valencia, en marzo ya están poniendo los plantones en los caballones. Por eso debes de planificar con tiempo cuando hacer el semillero para llegar con las plantas algo crecidas.

3) Cuando pongas la tierra en el semillero ¡no la aplastes! Explica a los peques que las semillas tienen que respirar y que esto no es plastilina.

4) ¡Pocas semillas! Lee las instrucciones de las semillas del paquete y pone una o dos semillas. Olvídate de “por si acaso”. Eso hará que se inhiban unas a otras y no crezcan. Esto es muy importante con niños porque ellos quieren echar millones, siempre habrá alguna que salga, pero no, aquí es mejor echar menos.

5) Pon el semillero a la luz, calentito y en un lugar accesible para regarlo.

 

Poner una o dos semillas en cada trozo de tierra

Poner una o dos semillas en cada trozo de tierra

 

6) Hazte con un “flus flus” de agua o “espraic”, como dicen nuestras #lokasdelavida. Regar el semillero es delicado y la mejor forma es con un difusor de agua. Además, ¡a los pekes les encanta usarlo!

7) ¡Paciencia! Cuando ya creas que no va a salir nada, ¡ahí esta! Ese pequeño brote verde y enseguida aparecerá el resto. Verás que contentas se ponen las peques cuando vean que crece.

8) Cuando tengan un tamaño considerable, fuerza suficiente y sea el momento adecuado, transplántalo al huerto.

Os seguiremos contando cómo vamos nosotras con el huerto, para ir poco a poco aprendiendo a huertear en la ciudad.

Regando el huerto con el "espraic", como dicen las #lokasdelavida

Regando el huerto con el “espraic”, como dicen las #lokasdelavida