Visita al centro de recuperación de fauna salvaje de Grefa (Madrid)

Nadia González - 20 marzo, 2018

Impresionante ruta a la cascada del Chorro en Cabañeros (Toledo)

Nadia González - 20 marzo, 2018

Escapada a las Barrancas de Burujón (Toledo)

Nadia González - 20 marzo, 2018
Visita guiada a Grefa (Majadahonda/Madrid)
Ruta del chorro en el parque Nacional de Cabañeros
Barrancas de Burujón (Toledo)

Las Barrancas de Burujón en Toledo son uno de los parajes naturales más espectaculares de la provincia, fue declarado Monumento Natural en el 2010 por la Junta de Castilla La Mancha y tiene además la clasificación de Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Interés Comunitario.

Son realmente impresionantes ya que puedes ver el embalse de Castrejón, que nosotras los vimos muy bajo de agua, juntos a las cárcavas arcillosas, dicen que tiene un gran parecido al Gran Cañón de Colorado…

Se puede acceder en coche hasta los miradores, nosotras pernoctamos en uno de ellos con nuestra furgoneta  y pudimos disfrutar del canto de las grullas cuando amaneció junto al embalse. ¡Impresionante!

Las Barrancas de Burujón se han ido formando por la erosión del agua y el viento durante 25 millones de años, desde el Mioceno las aguas de lo que hoy es el río Tajo, han estado horadando el frágil terreno arcilloso que forman las barrancas.

Si quieres recorrer las barrancas completas han habilitado una Senda Ecológica, que va bordeando toda la cornisa y que permite ir viendo el conjunto al completo. La Senda Ecológica empieza junto al aparcamiento que hay nada más salir de la carretera CM-4000.

Los dos principales miradores de las Barrancas de Burujón son el Mirador del Cambrón y el Mirador de los Enebros, están habilitados para que puedan acceder a ellos andando o en coche y la vista no te dejará indiferente.

Dicen que los atardeceres son impresionantes en las Barrancas, nosotras nos quedamos a verlo y no fue muy impresionante, pero debe su miga porque ha sido declarado como uno de los atardeceres más impresionantes de España. Así que tendremos que volver a probar suerte con el atardecer.

¡A disfrutar!