Ruta a las increíbles vistas de la cumbre de la Maliciosa (Navacerrada)

Nadia González - 13 enero, 2016

Marruecos 1: Marrakech, el encanto de la locura

Nadia González - 13 enero, 2016

Música, cine y sabores gourmet entre olivos en el centro de Madrid

Nadia González - 13 enero, 2016
Cumbre de la Maliciosa
Mercados de la medina de Marrakech
Restaurante Entre Olivos (Madrid)

El centro más urbanizado y ruidoso de Madrid esconde un lugar privilegiado donde 100 olivos son los protagonistas y un reducto de una hectárea de tierra acoge la Fundación Olivar de Castillejo. Esta entidad, sin ánimo de lucro, apuesta por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente y por ser un centro de iniciativas culturales. Constituido por la familia Castillejo, que en memoria de su padre José Castillejo, ilustre intelectual español ligado a la Institución Libre de Enseñanza, decidieron en 1985 crear esta institución con el fin de mantener y preservar una hectárea de olivos en el centro de Madrid.

Concierto de música clásica en la Fundación Entre Olivos (Madrid)

Concierto de música clásica en la Fundación Entre Olivos (Madrid)

La especulación urbanística no ha podido poner fin a este reducto de paz entre olivos muy cerca del paseo de la Castellana, donde 100 olivos centenarios mantienen su porte con orgullo y hacen de este lugar un sitio privilegiado de paz y tranquilidad.

Y cuando acaban los conciertos o las actividades culturales, este espacio esconde un secreto culinario más. Situado al final del recinto, después de la casa que vio pasear a Ramón Menéndez Pidal o Dámaso Alonso, está el restaurante Entre Olivos. Indescriptible el placer de cenar entre velas colgadas de los antiquísimos olivos escuchando el canto de los pájaros y los grillos.

La carta del restaurante propone platos para compartir, primeros fríos y calientes y segundos calientes. Nosotras fuimos con amigos y nos decantamos por el surtido de embutidos catalanes y pan con tomate (espectaculares), tipeando por el mediterráneo (un rico plato de humus y patés mediterráneo como el de olivas, muy rico), patatas bravas “empadronadas” (patatas picantes con pimientos de padrón, una mezcla deliciosa), albóndigas de butifarra en salsa trufada con setas de temporada (sin palabras) y unas tiras de churrasco black angus con patatas primor y chimichurri (mortal). ¡Buenísimo!

Surtido de embutidos catalanes y pan con tomate

Surtido de embutidos catalanes y pan con tomate

Patatas bravas “empadronadas”

Patatas bravas “empadronadas”

Nos quedamos con ganas de pedir el cebiche de langostinos como en las playas de Acapulco, el pollo kent- aquí col-slaw y esencia de naranja, el plato que llaman “De tapas por Chamartín” que tiene pipirrana de sardinas, chocos bravos y croquetitas o el tartar de pulpo sobre brandada de bacalao y notas ahumadas. Un placer para los sentidos, que ahora solo de escribirlo muero de recordar lo rico que estuvo todo.

Los postres también estuvieron a la altura con una propuesta de helados artesanos de la casa, fruta de temporada bañada en zumo de manzana ecológica, crumble de manzana y passión por el chocolate (pastel de tres chocolates, cremoso antillí y polvo de brownie), nosotras nos decantamos por este y fue una buena elección.

unas tiras de churrasco black angus con patatas primor y chimichurri

unas tiras de churrasco black angus con patatas primor y chimichurri

Crumble de manzana

Crumble de manzana

Y lo mejor es que esta deliciosa cena, regada con un riquísimo vino, nos salió a 20 euros por persona. Cuando te acercas prácticamente no lo ves, se entra por la calle es Menéndez Pidal, 3 bis, y para reservar en el restaurante hay que llamar a 682 80 37 47 (metro Cuzco o Colombia). La función empieza a las 20.30 h así que hasta que acaba no se puede pasar a cenar, por lo que las cenas se sirven a partir de las 21.30 h.

El restaurante está abierto durante los meses de julio, agosto y septiembre y es mejor consultar la programación en la página web de la Fundación para ver también la programación de cine de verano, música y teatro. Nosotras tuvimos la suerte de ir una noche maravillosa con amigos a finales de agosto.

Desde luego es un lugar mágico que tenemos muchas ganas de repetir. ¡A disfrutar!

Web: fundacionolivardecastillejo.org