Riquísimas hamburguesas de carne ecológica en Home Burger (Madrid)

Nadia González - 29 junio, 2015

Sobre cómo no acertar en el restaurante Saporem (Madrid)

Nadia González - 29 junio, 2015

Senderismo por las pesquerías reales desde Boca del Asno (Segovia)

Nadia González - 29 junio, 2015
Hamburguesa Swiss burguer del Home Burguer
Raviolis de pera en Rest. Saporem (Madrid)
El río Perales deja imágenes preciosas en la ruta del Boca del Asno (Segovia)

La Boca del Asno en Segovia es uno de mis lugares favoritos de la sierra de Madrid. Grandes piedras, enormes bosques de pinos y el río Eresma son los grandes protagonistas de este enclave, que ya fue el favorito del rey Carlos III hace casi 250 años.

Puente por donde hay que cruzar para empezar la ruta en Boca del Asno (Segovia)

Puente por donde hay que cruzar para empezar la ruta en Boca del Asno (Segovia)

Y es que este rey era aficionado a la pesca e hizo acondicionar la ribera del Eresma para poder disfrutar de su hobby favorito, en la ruta encontrarás escudos reales, piedras que sirven de tobogán (a los peques de la casa les encantará), puentes de la época e incluso un acueducto que aún sigue funcionando. Es una ruta muy llana y super fácil, de unos 7 kilómetros, circular y muy divertida para ir con peques, porque el río te acompaña todo el camino así que se pueden ir haciendo paradas para darte un chapuzón en las pozas y jugar entre las piedras del río.

La ruta comienza en el parking de Boca del asno, allí hay un bar (por si necesitas algo de comida) y también mesas para picnic. Cruzando el puente de madera comienza la senda que está marcada por postes azules y blancos. Aunque no toda la ruta está marcada es muy fácil seguir el camino porque es muy amplio y no tiene pérdida ya que siempre sigue el curso del río.

Nada más salir del puente del área de recreo de Boca del Asno llegamos a la primera parada divertida, que es una piedra apoyada sobre un centenario pino silvestre que tiene forma de tobogán, donde se puede ver un escudo del rey. Mis #lokasdelavida son expertas en romperse los pantalones deslizándose por esta piedra, que les encanta, así que os recomiendo llevar algo para resbalar o  pantalones viejos o vaqueros que se rompen menos al resbalar una y otra vez por la piedra.

Piedra tobogán. Boca del Asno (Segovia)

Piedra tobogán. Boca del Asno (Segovia)

Piedra tobogán en Boca del Asno

Piedra tobogán en Boca del Asno

A mi me cuesta hacer la ruta porque ellas lo único que quieren es resbalar por la piedra del rey, ¡jeje! y meterse en el río a jugar entre las piedras y encontrar bichitos, pero el camino sigue y hay más sorpresas divertidas que descubrir.

Siguiendo el camino junto a la vereda del río llegaremos al puente medieval de Navalacarreta, que tiene un gran arco central y un pequeño arco por el que los niños pasarán como si fueran pequeños reyes. Al pasar el puente la vegetación cambia completamente y de la densidad del bosque tupido y espeso se pasa a un paisaje más de dehesa con robles, pinares y sauces que custodian el paso del río, y la vida de las truchas a las que se puede ver nadando contra corriente.

Puente de Navalacarreta en la ruta de Boca del Asno (Segovia)

Puente de Navalacarreta en la ruta de Boca del Asno (Segovia)

En la mitad de la ruta, cuando ya se da la vuelta para volver hacia Boca del asno, se encuentra el puente de los Canales, que debe su nombre al canal de tronco apoyado en los pilares de granito que salva el cauce del río Eresma. Algunos investigadores creen que se trata de un acueducto romano, aunque en realidad se construyó en el siglo XVI en tiempos de Felipe II para canalizar el agua y abastecer a Valsaín.

Puente de los Canales en la ruta de Boca del Asno (Segovia)

Puente de los Canales en la ruta de Boca del Asno (Segovia)

Puente de los Canales en la ruta de Boca del Asno (Segovia)

Puente de los Canales en la ruta de Boca del Asno (Segovia)

Después de ver este pintoresco puente damos la vuelta y continuamos la ruta por la otra orilla del río, recorriendo, desde el otro lado el camino de vuelta a nuestro punto de salida. En unas dos horas hemos realizado esta ruta fácil y divertida para hacer con los niños, aunque se puede alargar un poco porque ellos no querrán continuar sin parar en todos los columpios que hay en la áreas de descanso que flaquean el río.

La ruta se puede culminar con una suculenta comida en La Granja, o en algún pueblo de la sierra de Madrid, nosotras elegimos el restaurante La Rucca en Becerril, para rematar el día con un chuletón Angus argentino, hecho a la brasa. Como ya os he dicho alguna vez…en esta familia disfrutona somos muy sendero- glotones y nos gusta combinar caminata con comida rica.

Carne Angus a la parrilla en el restaurante La Rucca en Becerril de la Sierra

Carne Angus argentina a la parrilla en el restaurante La Rucca en Becerril de la Sierra

Una de mis propuestas de paseo preferidas, con y sin peques. ¡Muy recomendable para disfrutones camperos!


 

Ficha técnica:
Distancia: 7 kilómetros y circular
Tiempo: 2,5 horas
Sin desnivel
Dificultad: sencilla